Parashá 25 Tzav

La sección de esta semana (Tzav, ordena) continúa el tema previo en relación con los sacrificios que deben ser ofrecidos en el Mishkán HaKadosh. En este caso específico, la parashá contiene las instrucciones dadas por el Eterno a Moshé para que ordene (Tzav) a Aharón y a sus hijos en sus deberes sagrados como cohanim en relación específica a los korbanot ofrecidos en el Mishkán HaKadosh.

Parashá 25
TZAV (Ordena)
Dan Avraham H.

Torah: Vayikrá 6: (8)1 -8:36
Haftará: Yirmiyahu 7:21-9:22
HaTsofen HaMaljutí: Mt. 4:1- 6:34

Resumen de la Parashah:

La sección de esta semana (Tzav, ordena) continúa el tema previo en relación con los sacrificios que deben ser ofrecidos en el Mishkán HaKadosh. En este caso específico, la parashá contiene las instrucciones dadas por el Eterno a Moshé para que ordene (Tzav) a Aharón y a sus hijos en sus deberes sagrados como cohanim en relación específica a los korbanot ofrecidos en el Mishkán HaKadosh.

Entre esas ordenanzas, la Parashá resalta las siguientes:
El fuego en el altar debe permanecer constantemente encendido y su fuego debe ser capaz de consumir completamente todo el holocausto, con todos los órganos. Se instruye acerca del procedimiento para las ofrendas no cruentas (en base a cereales) y la ofrenda para los cohanim.

Se instruye también sobre las leyes del sacrificio expiatorio propiamente dicho, especificándose que debe hacerse, “en el mismo lugar que se ofrece el holocausto”. Este sacrificio expiatorio no debe confundirse con Yom HaKipurim, son dos cosas diferentes. Se dan instrucciones sobre el sacrificio por la culpa del cual pueden participar también los cohanim a quienes se les explican sus derechos sobre el altar.

Debido a esto, Aharón y sus hijos deben ser preparados para la consagración final y definitiva como representantes del Eterno. Para ello, tanto Aharón como sus hijos, deberán permanecer en el Mishkán HaKadosh, por siete días requeridos para su iniciación oficial como cohanim. El escenario queda listo para la próxima parasháh, lo que ocurrirá al “octavo día” (shemini).

Comentarios:

Purim y Pésaj

Terminando la fiesta de Purim, iniciamos los preparativos para Pésaj. ¿Cuál es la relación entre ambas festividades?
Purim no es un nombre hebreo, viene de “Pur”, que significa “suerte” en la antigua lengua de los “asirios-babilonios”, y aunque esa lengua pertenece a la familia de las lenguas semitas, no forma parte sustancial de la lengua hebrea. Se mantuvo el nombre por razón de la intención del malvado Hamán, quien fraguó una conspiración genocida contra el pueblo judío en los días del otrora Imperio Persa, mucho de cuyo territorio comprende el actual Irán.

Di-os intervino detrás de los hechos históricos para dar una gran salvación al pueblo judío y como resultado de eso, miles de persas abandonaron sus dioses y se convirtieron al Di-os de Israel y se hicieron judíos. En Pésaj, Di-os intervino también y trasformó la esclavitud en libertad y la aniquilación en liberación y de esta manera todo Israel fue salvo del genocidio que perpetraba el faraón. Como resultado de eso, miles de egipcios, tanto nacionales, como residentes formando una multitud mezclada, se dieron cuenta que el Di-os de Israel era el único Di-os verdadero y abandonaron sus ídolos y se convirtieron y siguieron a Israel y con Israel salieron de Egipto y muchos después, se hicieron judíos.

En ambos casos, Di-s llevó a cabo un gran acto salvífico, en el primer caso, (Purim) detrás de los acontecimientos, escondido en los eventos (de hecho no se menciona ni siquiera el nombre de Di-os en el libro de Esther), mientras que en Pésaj, Su Nombre fue establecido desde un principio.

En el primer caso, (Purim) muchos se hicieron judíos como resultado de esos actos maravillosos de Di-os y en el segundo, (Pésaj), miles de no judíos abandonaron sus ídolos y siguieron al Di-s de Israel. Pésaj comienza el año hebreo, que es el mes de Aviv, y Purim lo cierra, en el duodécimo mes, que es el mes de Adar. Pésaj es una ordenanza directa de Di-os, Purim, una ordenanza de los jueces de Israel.

Cuando unimos todos estos hilos podemos encontrar una relación entre ambos eventos y esto se hace evidente cuando colocamos ambos eventos en orden de tiempo, esto es, primero Pésaj y finalmente Purim, pues como fue en el pasado, será en el futuro.

La verdad que resalta es que Israel ha sido salvo siempre en medio de los planes de destrucción más sofisticados creados por nuestros enemigos por intervenciones soberanas de Di-os.
En el primer caso, la primera redención se hizo sin un ejército, sin armas y sin la intervención del hombre. Moisés solo tenía en su mano una vara. Di-os lo hizo todo por nosotros.
En la segunda redención, simbolizada en el Purim del duodécimo mes del año que cierra el ciclo anual, la salvación de Di-s fue por medio de un pueblo judío alistado para la guerra y listo para defenderse de malvado complot de Hamán.

Así como fue en el pasado, debemos esperar que suceda en el futuro y consecuentemente tenemos que prepararnos para enfrentar el plan de exterminio masivo más grande que alguna vez hayamos visto. El antisemitismo se levantará en todas las naciones de la tierra, Israel se quedará solo, abandonado incluso por la inescrupulosa complacencia de un rey que no puso cuidado a los documentos que le entregaban para firmarlo.

Sin embargo, debemos tener absoluta confianza que Di-os nos salvará de nuevo, esta vez por la combinación de ambos eventos, por un lado un Israel bien armado y listo para defenderse y por el otro, la intervención soberana del libertador prometido, el Mélej HaMashiaj. Y así como muchos de los pueblos de la tierra “se hicieron judíos porque el temor de los judíos había caído sobre ellos”, así también la mayor cosecha de redención está justo delante de nuestros ojos.
Este año, procura tener en tu mente ambos eventos y asegúrate de estar al lado correcto de la historia.
Shabat Shalom.

Deja un comentario

avatar