Parasha Shemini 26

Shemini corresponde a la Parashá número 26, y traduce literalmente octavo.
Esta Parashá se encuentra cargada de una poderosa energía cósmica, que alude directamente al Tetragramatón (יהוה) o Nombre Sagrado del Eterno, cuyo valor gemátrico, como todos sabemos es 8 y al acostarlo, este se convierte en el signo del infinito (∞), el cual nos devela la magnificencia sin fin e inagotable de Aquel que todo lo crea y todo lo puede.

SINOPSIS Y REFLEXIONES
PARASHÁ SHEMINI

Parashá Shemini (4/18/2020)
1a Aliyah Vayikra 9:1-16
2a Aliyah Vayikra 9:17-23
3a Aliyah Vayikra 9:24-10:11
4a Aliyah Vayikra 10:12-15
5a Aliyah Vayikra 10:16-20
6a Aliyah Vayikra 11:1-32
7a Aliyah Vayikra 11:33-47
Maftir: Vayikra 11:45-47
Haftará: II Shemuel (Samuel) 6:1 – 6:19
Código Real: Mattityahu (Mateo) 7:1-9:38

Shemini corresponde a la Parashá número 26, y traduce literalmente octavo.
Esta Parashá se encuentra cargada de una poderosa energía cósmica, que alude directamente al Tetragramatón (יהוה) o Nombre Sagrado del Eterno, cuyo valor gemátrico, como todos sabemos es 8 y al acostarlo, este se convierte en el signo del infinito (∞), el cual nos devela la magnificencia sin fin e inagotable de Aquel que todo lo crea y todo lo puede.
Esta es la Parashá número 26 como dijimos al comienzo, y si sumamos 2+6 aparecerá una vez más el enigmático numero 8, que parece atraer nuestra atención e invitarnos a descubrir el presente sumergido en los mares persistentes de la Torá.

• 8vº día del proceso de consagración de los sacerdotes. Aharón y sus hijos comienzan sus funciones.
Se ofrecieron los sacrificios correspondientes: un carnero, un chivo, un becerro, un cordero, un novillo. Una ofrenda de Minja: harina mezclada con aceite.
El fuego de la Presencia Divina (Shejina) descendió frente a todo el pueblo de Israel, consumió las ofrendas seleccionadas; todo el pueblo se preñó de Su presencia y lo alabaron y prosternaron sus rostros en tierra.
• La muerte de los hijos de Aharón: Nadav y Avihu.
Estos jóvenes aún no habían asimilado el recurso poderoso de la “auto-anulación”, plataforma santa donde descansa la obediencia absoluta que sabe prestar sus oídos al mandato de Hashem.
Aún siendo hombres santos y deseosos de agradar al Eterno, infringieron el mandato divino al ofrendar un fuego fuera de la precisión del reloj cósmico que marca el tiempo exacto, tiempo pluscuamperfecto y milimétrico de Hashem.
Como reza Su palabra: “¿Acaso es deseo para el Eterno los holocaustos y los sacrificios, como el obedecer la orden del Eterno?” 1a Shemuel 15:22
Pero el Eterno que todo lo “endereza” tomó la muerte de Nadav y Avihu como ofrenda en beneficio de todo el pueblo de Israel hasta nuestros días.
• Leyes de Kashrut
Estas leyes nos instruyen sobre cuales son los animales prohibidos y permitidos para el consumo humano. Esta Parashá nos deja ver una pequeña parte del amor incondicional de nuestro Padre Celestial, porque desde que estábamos en la placenta de Sus pensamientos, Él sabía cuales alimentos podían favorecer nuestra salud y cuales serían perjudiciales para nuestra vida.

• Impurezas y su purificación.
La Torá en esta Parashá nos enseña a no contaminar nuestro cuerpo, y por ende nuestra alma, con ninguna clase de animal prohibido para no contaminarnos por causa de su impureza. Nos recuerda en este pasaje que cuando muriere algún animal, aunque sea kasher, el que lo tocaré quedará impuro.
Igual al que transporte un cuerpo muerto; lavará sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde ya que al caer el sol entramos en un nuevo día.

Por: Yehoshúa (Jesús) Villarreal I.

Con la Autoridad del Rab Dan ben Avraham

Deja un comentario

avatar