SINOPSIS Y REFLEXIONES PARASHÁ BEHAALOTEJÁ

El enfoque que nos muestra esta Parashá Behaalotejá (Cuando hagas subir), nos enseña la clave
para estar conectados con las fuerzas cósmicas de “ascensión” que nos engranan con el supra-
mundo invisible y espiritual del Eterno.

Parashá Behaalotejá (6/13/2020)
1a Aliyah Bemidbár 8:1-14
2a Aliyah Bemidbár 8:15-26
3a Aliyah Bemidbár 9:1-14
4a Aliyah Bemidbár 9:15-10:10
5a Aliyah Bemidbár 10:11-34
6a Aliyah Bemidbár 10:35-11:29
7a Aliyah Bemidbár 11:30-12:16
Maftir: Bemidbár 12:14-16
Haftará: Zejaria 2:14 – 4:7
CR: Yohanan (Juan) 5:1-6:71

Este acto del encendido de las velas de la Menorá, Hashem decidió legarlo en Aarón. A simple vista y para el común de la gente, este es un acto de poca valía ya que debe hacerlo en la soledad del silencio del Sanctum Sanctorum, donde nadie lo ve y nunca podrá ser aplaudido por su Avodah Hashem (servicio a Di-s). Pero si vemos la otra cara descubriremos que se trata de una cita divina, diaria y personal con el Eterno, solos él y el Creador; es decir, es un encuentro intimo con Hashem
todos los días.

Esta Menorá o candelabro es un diseño exclusivo del Eterno que le mostró en una visión a Moshe Rabenu. Este candelabro consta de 7 brazos de oro macizo y de una sola pieza, como Hashem es Ejad (uno). El candelabro por si solo expresa una alabanza con sus siete brazos que se levantan y no descansan porque le alaban con fuego los trescientos sesenta y cinco días de cada año, y la llama del amor encendido que no se apaga.

Aarón encendía este candelabro cada día con el mismo entusiasmo del primer día. Dicen nuestros sabios que el Tehilim o Salmo 67 consta de 7 versículos que representan los siete brazos de la Menorá. Y que a todo aquel que lo lea a diario en este siglo XXI se le considerará cómo si encendiese la misma Menorá en el Beth-Hamikdash.

Este Tehilim 67 tiene siete versículos que se comparan con las siete luminarias, y con las cuarenta y nueve palabras que coinciden con los cuarenta y nueve (49) adornos que embellecen los siete brazos del candelabro.
Esta Menorá es una replica de la Menorá celestial, ella parece condensar celosamente toda la historia de la creación en sus siete brazos, como síntesis de un exquisito arquetipo que trasciende los tiempos legibles e ininteligibles; testigo de una vasta e inagotable creación continua.

Cuenta el Zóhar que cuando Aarón encendía las candelas aquí abajo, en el cielo se encendían ciertas “luces” que traían bendiciones y alegría al mundo.

Los siete brazos de este candelabro representan los siete días de la creación; siete semanas del conteo de la cuenta del Omer; los siete ancianos de cada una de las tribus de Israel; los siete cielos; los siete mares; los siete planetas conocidos de la escuela Pitagórica: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Sol y Luna; los siete metales: oro, plata, cobre, hierro, estaño, mercurio y plomo; las siete notas musicales; los siete colores del Arco Iris (señal de pacto de Di-s con los hombres). Los siete colores y las siete notas musicales entran en consonancia entre si, es decir, un color para cada nota musical y una nota musical para cada color.

El candelabro de los siete brazos también representa el séptimo día de la semana, es decir, es como el recordatorio de un “Shabat” perpetuado en este candelabro, como el día en que todo este planeta y toda la creación descansa para lograr uno los grandes objetivos que el Eterno ha diseñado y es que tu alcances el GOZO PERPETUO en esta vida y en el Olam Haba.

“Los rescatados por el Eterno retornarán y vendrán a Sion con canto, y con ALEGRIA ETERNA sobre sus cabezas” Ieshaiá (Isaías) 51:11

Por: Yehoshúa (Jesús) Villarreal I.
Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham

2
Deja un comentario

avatar
Los más nuevos Más antiguo Más votado
Daniel Guzman Alvarez
Guest
Daniel Guzmán Alvarez

Amén gracias por la Parashá Rab!

Angela Gomez
Miembro

Gracias por la Parashá. Cuando tenemos conocimiento de los detalles es cuando realmente podemos apreciar la Torá. Y hoy aprendi de la humildad de Aaron al encender la Menorá, y el significado de los siete brazos. El Eterno le bendiga Jazán Yehoshúa y bendiga al Rab Dan.