SINOPSIS Y REFLEXIONES PARASHÁ NASÓ

SINOPSIS Y REFLEXIONESPARASHÁ NASÓ Parashá Nasó (6/6/2020) 1a Aliyah Bemidbár 4:21-37 2a Aliyah Bemidbár 4:38-49 3a Aliyah Bemidbár 5:1-10 4a Aliyah Bemidbár 5:11-6:27 5a Aliyah Bemidbár 7:1-41 6a Aliyah Bemidbár 7:42-71 7a Aliyah Bemidbár 7:72-89 Maftir: Bemidbár 7:87-89 Haftará: Shoftím (Jueces) 13:2-25 CR: Yohanán (Juan) 3:1-4:54 Esta Parashá Nasó es la más extensa de toda

SINOPSIS Y REFLEXIONES
PARASHÁ NASÓ

Parashá Nasó (6/6/2020)
1a Aliyah Bemidbár 4:21-37
2a Aliyah Bemidbár 4:38-49
3a Aliyah Bemidbár 5:1-10
4a Aliyah Bemidbár 5:11-6:27
5a Aliyah Bemidbár 7:1-41
6a Aliyah Bemidbár 7:42-71
7a Aliyah Bemidbár 7:72-89
Maftir: Bemidbár 7:87-89
Haftará: Shoftím (Jueces) 13:2-25
CR: Yohanán (Juan) 3:1-4:54

Esta Parashá Nasó es la más extensa de toda la Torá, tiene 176 versículos. Como dato curioso el Tehilím (Salmo) 119 también cuenta con 176 versículos, la misma cantidad de esta Parashá. El Tratado Talmud Bavá-Batrá, el más extenso del Talmud, descubrimos que también tiene 176 versículos o folios. Este punto de convergencia numerológica parece coincidencia, pero cuando esto acontece en el estudio de la Torá, nuestros sentidos y nuestra neshamá (alma) deben apuntar minuciosamente a este hecho que se nos muestra como una triada: Nasó, Tehilim y Talmud.

Definitivamente el Eterno quiere mostrarnos algo más allá de lo que el ojo humano puede ver. “Secretos ocultos” que de antemano Hashem refrendó en el manual y guía de vida, en nuestra santa Torá. Una de las grandes virtudes y maravillas de este libro es que nada, absolutamente nada, queda a la deriva de la coincidencia o el azar.

Vamos a envolvernos en estas tres literaturas cósmicas que narran lo vivencial, monitoreado desde la óptica más sublime y edificante…la Bondad y Misericordia de Aquel que verdaderamente es bueno.

  1. Nasó: nos presenta la Torá escrita, un estudio y discernimiento de sus riquezas literarias y espirituales. Nasó כשא tiene un valor gemátrico comprimido de 9, con 176 versículos que sumaremos entre sí: 1+7+6=14=5. Y al sumar a ambos: 9+5= 14=5 Este número 5 nos habla en forma encriptada y nos remite a los 5 rollos de la Torá que descendieron a la Tierra y que dividió al mundo en un antes y un después.
  2. El Tehilim 119 (Salmo): el más largo de todos los Tehilim y que tiene también 176 versículos. Sumaremos el número del Tehilim 1+1+9=11; y luego sumaremos 1+7+6=14=5. Y si sumamos entre sí 11+5=16 el resultado será 7. El séptimo día, día de gozo y de descanso – Shabat- el día más santo de cada semana.
    Como es sabido, los Tehilim son pensamientos del Eterno que descendían a la mente del joven David Melej para hacer rema en él y empaparlo de las más hermosas melodías; melodías que David sabía perfectamente decodificarlas, escribirlas, tocarlas y cantarlas y componer una alabanza que ascendía como olor fragante delante del Eterno. Este legado está vigente en estos tiempo modernos para elevarlas con nuestros rezos entonados.
  3. El Talmud: es la interpretación de la Torá escrita dada por Di-s en forma oral. Como dijimos antes, el Tratado Bavá-Batrá contiene 176 versículos o folios que sumados entre si dan un resultado matemático de 5. Juntemos ahora entre sí estas tres simientes, pilares de la Torá: Nasó = 5; Tehilim = 7 y
    Talmud =5. El resultado de 5+7+5 al juntarlos en sumatoria sería = 8 que es el valor gemátrico del nombre sagrado יהוה

Una vez mas el Eterno nos deja una contundente respuesta que parece decirnos: ¡Yo también estoy aquí, todo está contenido en Mi!

Narra el Zohar que la voz sale del pulmón y la tráquea, y esta cuenta con seis (6) partes; esto coincide con la letra ו) VAV) que forma parte del nombre de Di-s y cuyo valor es 6. Y la voz se articula a través de los labios (2), dientes (2) y paladar (1) y equivale a 5 que es el valor de la letra ה) Hei) del nombre de Di-s. Esta combinación provoca una alabanza que unificará el nombre sagrado יהוה) YUD-HEI-VAV-HEI).

Podríamos decir con toda certeza que si comprimiéramos esta Parashá en una sola palabra esta sería: el Amor. Si, el amor de un pueblo, el pueblo de Israel agradecido por el regalo de la Torá. Este pueblo enfatiza y despliega ese amor por el dador de la Torá, porque nadie más que ellos han experimentado la más alta intervención divina y los milagros más extraordinarios que el mundo haya visto. Como serenata de amor para el Creador en el balcón del universo creado e increado, Hashem recibía la “shirá” (entonación) de los levitas en su Avodah Hashem. Según el Zohar los levitas ejecutaban canticos cada día, unas hermosas entonaciones que aplacaban la rigurosidad de Su justicia hasta alcanzar la benevolencia del Eterno. La alabanza alcanzaba y trascendía las fronteras inaccesibles del conocimiento, más allá de los mundos elevados.

Por: Yehoshúa (Jesús) Villarreal I.
Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham

5
Deja un comentario

avatar
Los más nuevos Más antiguo Más votado
Teresa Josefina Arévalo
Miembro

Que hermoso es nuestro Creador que todo lo hace con sabiduría y con perfección . Cada día lo amo más toda raba primero a nuestro amado Hashem; y tmb a usted Rab

Maria Lili Navarro Garcia
Miembro

Muy interesante enseñanza El Eterno todo lo hace perfecto nada es al azar ni coincidencia todo planificado ala perfeccion Baruj ha Shen

Carlos rene CHINCHILLA
Miembro

Shalom hermoso cada día me enamoro más de las raíces hebreas cuando en cada nota que Leo veo el amor De Hashem para con su pueblo

Angela Gomez
Miembro

Que hermoso y poderoso!. HaShem lo llena todo!!; que mi neshamá no se canse de entonar salmos al Eterno. Gracias por esta enseñanza llena de revelación. Baruj HaShem!.

DOLORES canario
Miembro

TODO ES AL TIEMPO DE NUESRO CREADOR, SU TIEMPO ES TAN PRECISO ESTOY TAN GOZOSA, CON EL POCO DE ESTE COMIENZO, SE HAS DESPERTADO EL QUERER MAS Y MAS. Y PODER LOGRAR PARTE DE EL CONOCIMIENTO CON PROPOSITO.