SINÓPSIS Y REFLEXIONES PARASHÁ REÉ #47

Las vetustas y enigmáticas palabras del libre albedrío trascienden los cielos, cubren la tierra y asaltan la capacidad de la mente sometiéndola a un inextricable racionamiento que no logra alcanzar, ni descifrar siquiera el uno por ciento del referente escondido en el alma…

Parashá Reé (8/15/2020)

1: Devarim 11:26-12:10
2: Devarim 12:11-28
3: Devarim 12:29-13:19
4: Devarim 14:1-21
5: Devarim 14:22-29
6: Devarim 15:1-18
7: Devarim 15:19-16:17
Maftir: Devarim 16:13-17
Haftará: Yeshayahu (Isaías) 54:11 – 55:5
CR: Maro’t Elohim 7:9-9:21

Las vetustas y enigmáticas palabras del libre albedrío trascienden los cielos, cubren la tierra y asaltan la capacidad de la mente sometiéndola a un inextricable racionamiento que no logra alcanzar, ni descifrar siquiera el uno por ciento del referente escondido en el alma…

Esta parashá Reé (mira) nos muestra los dos caminos que enfrentamos día a día cuando despertamos a un nuevo amanecer, y es decidir cuál de los dos tomar, el de la izquierda o el de la derecha, o lo que es lo mismo, el camino de la bendición o el camino de la maldición…escoger entre hacer lo bueno o lo malo.

El libre albedrío encierra un gran misterio, un dilema entre el mundo físico y el mundo espiritual donde se forjan todas las cosas, hechos, acontecimientos disímiles, verticales y horizontales, crónicas que se escriben con la tinta indeleble de nuestra propia sangre. Reé evoca uno de los sentidos que enfocan y ven el mundo en que vivimos; “los ojos son las ventanas del alma”, por lo tanto podemos “ver” con ellos los mundos. El Eterno a través del sentido de la vista nos deja ver mediante los sueños y visiones parte de esos mundos inusitados e inimaginables que nos muestran la grandeza de Su reino inescrutable. Este libre albedrio “comienza” en el Olam Habad el mundo de donde venimos y el mundo a donde regresaremos, mejor conocido como el mundo por venir, una vez que culminemos nuestro destino o misión en este plano terrenal.

¿La Tora habla de esto? “Y ordenó el Eterno Dios al hombre, diciendo: de todo árbol del jardín podrás comer; mas del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás; porque en el día que comas de él, morirás.” Bereshit (Génesis) 2:16-17

Con Adán comienza el libre albedrio, él tenía la opción de obedecer o desobedecer, y como todos sabemos; ¡desobedeció! Fue su elección, una decisión que trajo consecuencias funestas y generacionales que nos alcanzan y afectan hasta el día de hoy.

“Cuando todavía no te habías formado en el vientre te he conocido; y cuando todavía no habías salido de la matriz, te he consagrado…” Iermeyahu (Jeremías) 1:5

Antes de venir a este hermoso planeta azul como embajadores del reino de los cielos, tú y Hashem planificaron tu paso por este mundo y como el Guionista y Director de la película de tu vida, el Eterno que es bueno, te mostró todo el extraordinario plan de vida que tenía contigo. Pero es muy importante que sepas que las aventuras y desventuras en la película de tu existencia se construían bajo tu supervisión y aprobación, incluyendo cosas “duras” que te tocará vivir cuando vayas a emigrar a la tierra.

– Puedo cambiar esta escena si me lo pides, acotó Hashem.

-Pero tu valientemente le dijiste: ¡No la cambies, quiero ese papel, yo lo puedo hacer!

-Finalmente el Eterno te dice con dulce y resonante voz: Cuando vayas a la Tierra…¡Recuerda que no recordaras!

Y el Eterno en Su infinito amor selló este pacto con la bendición de Su Palabra: “Yo soy el Di-s de Abraham, tu Padre; no temas porque Yo estoy contigo y te bendeciré y hare multiplicar tu descendencia por causa de Abraham, Mi siervo.” Bereshit (Génesis) 26:24

De tal manera que el libre albedrio es potestativo en ambos mundos, en el invisible y en el mundo visible que flota en el espacio, cuyas aguas no se derraman porque son sostenidas por la diestra gravitacional de Su brazo extendido. Esta parashá nos deja entrever que todo, absolutamente todo en este diario vivir es cuestión de decisión, es la acción de tu libre albedrio.

Otro punto que trata esta parashá Reé es el enigma del diezmo que tiene la capacidad de conmoverse y moverse primero en el mundo espiritual y luego hacerse “efectivo” en el mundo material. Moshe dijo al pueblo de Israel: Asér teasér et kol (diezmar diezmaras a todo). Asér bishbíl shetitashér (diezma para que te enriquezcas) Talmud Taanít 11.a

¿Cuál es la diferencia entre la tzedaká (caridad o limosna) y el diezmo? La tzedaká es un acto de beneficencia, de caridad con el prójimo, es muy bien visto por Hashem. Es una acción que abre las represas de las aguas termales de los cielos y te sumerge en las profundidades de Su misericordia. El diezmo es una invitación a hacerte “socio” con Él, es una propuesta de negocio clara y efectiva. Del 100% de lo que ganes sólo le darás el 10%, mientras que Él te provee el 100% de la materia prima para el negocio: las lluvias, los vientos, los reinos animal, vegetal y mineral, la tierra que pisas te bendecirá con sus cosechas, el sol, la luna y las estrellas y hasta el aire que respiras. Él te da las ideas y pensamientos que te prosperaran en salud, riquezas y honores y a toda tu descendencia.

“Pruébenme ahora con esto, ha dicho el Eterno de los ejércitos, si no les abriré a ustedes las compuertas del cielo y derramaré para ustedes bendición hasta que no haya dónde guardarla.” Malají (Malaquías) 3:10

Por: Yehoshúa Villarreal I.

Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham.

 

2
Deja un comentario

avatar
Los más nuevos Más antiguo Más votado
Delfina Smith
Miembro

Que belleza de articulo!!!!!. Que escritor tan pintoresco, que bella manera de explicar el diezmo!!!
Bendecido sea su discernimiento y su mano de escritor. Rab Dan tiene usted entre su rebano un buen siervo escritor. Abrazos

Delfina Smith
Miembro

Cuidado con la boca!!! Maravilloso HaShem nos dio 2 oidos, 2 ojos 1 BOCA. Yo que soy lora y vivo lero, lero, lero ufff con dos bocas me crusifico!!!
Como dice el Rab, el mandamiento mas dificil “no hablaras de tu projimo…”