Encuentros – Proverbios 3

Dícese de la disciplina: es el compromiso con cualquier método efectivo de desarrollo de habilidades o aptitudes o para seguir un determinado código de conducta u “orden”. El cumplimiento de reglas por parte de alguien.

Por: Yehoshúa (Jesús) Villarreal
Con la Autoridad del Rab Dan ben Avraham

ENCUENTRO


“Aférrate en la disciplina, no aflojes; cuídala porque ella es tu vida.”
Mishlé (Proverbios) 4:13
“El que anula la disciplina desecha su alma, mientras que el que oye
reproche adquiere corazón. El temor al Eterno es disciplina para obtener
la sabiduría, y antes del honor hay humildad”
Mishlé (Proverbios) 15:32-33

Dícese de la disciplina: es el compromiso con cualquier método efectivo de desarrollo de habilidades o aptitudes o para seguir un determinado código de conducta u “orden”. El cumplimiento de reglas por parte de alguien.
También podemos escrutar a la disciplina o la autodisciplina que se requiere para alcanzar logros personales o para terminar algún trabajo exitosamente en el orden en que ella misma nos direccione, y así alcanzar estándares de haceres y quehaceres más elevados que nos llevan a un propósito de crecimiento vertical.

La disciplina y la sabiduría se encontraron un día en medio de los bosques preñados del cantoral del Edén; sus miradas accidentalmente se encontraron y cruzaron narrativas de historias milenarias no contadas, que cuentan las epopeyas caballerescas de las letras del Alef Bet que cabalgan en las espesas nubes de esperanza flotante, en los avatares de los cielos de Arabot (Séptimo cielo). Ellas anuncian a viva voz su viaje a la tierra para anidar en los vericuetos de las cimas “pensantes” de los habitantes de la novia prometida, que espera anhelante por el amante que le jurará amor eterno, por los senderos imagineros de la perpetuidad…

Ese encuentro fue más allá del amor a primera “vista”, era el amor visionario de los tiempos inescrutables, donde fue modelado con la arcilla de la gracia de Aquel Alfarero, que con sus manos suaves y luminosas modelaron los sueños que cuentan como se posesionan de la realidad que va acompañada de la luz de la verdad; luz que no conoce la oscura oquedad de la falsedad.

La disciplina y la sabiduría juntaron sus cálidos labios, mientras sus oídos escuchaban la antífona de los árboles y todos los habitantes de aquel arcano lugar. Sus labios se juntaron como si el tiempo se hubiera comprimido y detenido en aquel apasionado beso sin fin; la savia de la sabiduría se deslizó hasta el corazón de la disciplina y la impregnó del amor, del néctar con que fue creada su existencia… Mientras que la disciplina arrancó de su propio corazón el orden y lo sembró en lo mas profundo del corazón de la sabiduría.

Ahora la sabiduría y la disciplina son uno, ya no son dos; la sapiencia y el orden uno solo son.
Así está escrito en los crípticos y descollantes caminos de la Tora que no declina, ni se tarda…y como ella misma dice; no está allá, está aquí dentro de ti, en un pensamiento que descendió de lo alto y descansa en la alcoba de tu tálamo.


YEHOSHUA (JESÚS) VILLARREAL I.
Es Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad del Zulia. Artista sinestésico que conjuga la música,
la pintura y la literatura, cuyas obras están en museos como el MEAM-España, Museo Boca Raton-USA y
el MACZUL-Venezuela. Graduado de la Escuela de Arte Julio Arraga y estudió en el Conservatorio de
Música José Luis Paz en Maracaibo-Venezuela. Jazán de la comunidad B’nei Tzion de Miami.
https://www.instagram.com/studiovillarreal/
https://www.facebook.com/jesus.villarreal.3538
https://twitter.com/JesusVi74467649
http://www.jesusvillarreal.com
jesusvillarreal7@gmail.com

Deja un comentario

avatar