Latidos – Proverbios 2

Hurguemos y transitemos por los laberintos intrincados de este órgano que conocemos como “corazón”, donde HaShem hace énfasis a todo lo largo y ancho de los caminos de la Torá, sus profetas y el Asofer Hamaljutí. Nos muestra un corazón cargado de poesía y sabiduría, donde la metáfora parece coquetear y deleitarse con los preceptos que danzan con los eternos latidos del vals de los tiempos que no se cansan.

LATIDOS

Por: Yehoshúa (Jesús) Villarreal

Con la autoridad del Rab Dan ben Avraham

“Hijo mío, mi ley no olvides, y mis preceptos guarde tu corazón. Porque
tendrás prolongamiento de días y años de vida y paz se aumentarán para ti.
Favor y verdad no te abandonaran, átalas sobre tu garganta,
escríbelas sobre la tabla de tu corazón.”
Mishlé (Proverbios) 3:1-3

Hurguemos y transitemos por los laberintos intrincados de este órgano que conocemos como “corazón”, donde HaShem hace énfasis a todo lo largo y ancho de los caminos de la Torá, sus profetas y el Asofer Hamaljutí. Nos muestra un corazón cargado de poesía y sabiduría, donde la metáfora parece coquetear y deleitarse con los preceptos que danzan con los eternos latidos del vals de los tiempos que no se cansan.

Ahora bien, ¿por qué el Eterno insiste en declarar que el Rey David tenía un corazón conforme al suyo a pesar de sus caídas?

Demos un vistazo a la ciencia de este siglo XXI acerca del corazón. El corazón tiene cerebro; el corazón envía mas información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad. Tiene un sistema nervioso independiente y viene desarrollado con mas de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo. El campo energético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro.
El cerebro del corazón activa en el cerebro de la cabeza “centros superiores de percepción”, crea un estado de conciencia biológico; es una inteligencia superior, que se activa a través de las emociones positivas.

El Eterno hace un sutil y puntual análisis mente-corazón; la mente como depositaria de todo pensamiento intangible que se vuelve físico a través de la acción que comanda el corazón para hacerlo una realidad tangible.

Curiosamente el corazón en la lengua hebrea se escribe הלב (leg – el corazón) y su valor gemátrico o matemático es 10 que representa el infinito que es HaShem, Él es el infinito de infinitos. Es el único que escudriña el corazón de este mundo y de otros mundos:

“…pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la
apariencia exterior, pero HaShem mira el corazón.”
1ª Shemuel (Samuel) 16:7

Ecuacionalmente hablando, el numero 10 sería 1/10 = ∞ Las ultimas teorías científicas, entre otras: la teoría analítica de los números; la teoría de las supercuerdas; la teoría de las partículas elementales; la teoría de la relatividad general; la teoría M, según Bronstein, llegan a la conclusión de que los universos y todo el entorno humano están constituidos de infinitos de infinitos.

También el numero 10 o la ecuación 1/0 = ∞ es el código matemático que el Eterno nos muestra como guía de vida en la Tierra y en el Olam Habad, ya que representa la energía exponencial del Gran Yo Soy. Lo encontramos en los 10 justos que negoció Abraham con Elohim; el minián de los 10 yehudí necesarios en cada Shabat para poder sacar el
Sefer Tora; las 10 fuerzas cósmicas supraterrenales o los 10 Sefirot depositados en los confines del cuerpo humano que van desde la cabeza (Keter) hasta los pies (Maljut).

En otras palabras, lo que para los científicos es un enigma o el final de sus teorías que divagan en los anales del limbo de la lógica humana, para HaShem el infinito…es EL MISMO!! Para el Eterno todo lo creado y lo increado comienza a partir de este punto.

Cuando los preceptos del Eterno descienden a tu mente, ellos como cascadas tempranas, descansan en los brazos del manantial de tu corazón, que busca viajeros dispuestos que anhelen navegar en las aguas naturales del conocimiento. Y así activar el amor infinito de las bodas de las aguas de arriba con las de abajo, y crear el mar de los sueños que no se duermen y como el canto de la alborada, que anuncia un nuevo día, un nuevo amanecer, una nueva esperanza, entonces es cuando el Artista de artistas firmará con Su Nombre, que es sobre todo nombre, en las tablas de tu corazón, Su obra maestra… esa obra eres tú!


YEHOSHUA (JESÚS) VILLARREAL I.
Es Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad del Zulia. Artista sinestésico que conjuga la música, la pintura y la literatura, cuyas obras están en museos como el MEAM-España, Museo Boca Raton-USA y el MACZUL-Venezuela. Graduado de la Escuela de Arte Julio Arraga y estudió en el Conservatorio de Música José Luis Paz en Maracaibo-Venezuela. Jazán de la comunidad B’nei Tzion de Miami.
https://www.instagram.com/studiovillarreal/
https://www.facebook.com/jesus.villarreal.3538
https://twitter.com/JesusVi74467649
http://www.jesusvillarreal.com
jesusvillarreal7@gmail.com

1
Deja un comentario

avatar
Los más nuevos Más antiguo Más votado
. .
Miembro

Shalom Yehoshua, hermano en Yeshúa nuestro santo maestro El Mesías

Es un deleite a mi corazón tus letras que se muestran como un perfecto reflejo de la Palabra Santa de HaShem, El Bendito Sea Eternamente ((Mishlé (Prob) 3:1-3))