Tishá beAv 5780 (Nueve de Av)

Este próximo cuarto día de la semana (miércoles) 29 de Julio, 2020, a la caída del sol, el calendario talmúdico marca el comienzo del memorial de Tishá veAb, ( 9 de Av) hasta el jueves, 30 de Julio, a la caída del sol.

Según la tradición rabínica, preservada por los sabios fariseos laicos surgidos luego de la destrucción del Segundo Templo, el día 9 de Av está plagado de sucesos trágicos para nuestro pueblo. Una lista parcial de esos sucesos incluye:

1.La Generación del Éxodo es Condenada a Morir en el Desierto (año 1312  ANY (Antes del nacimiento de Yeshúa), por murmurar contra Dios y contra Moshé, afirmando que mejor sería retornar a Egipto. Como resultado de su grave ofensa, Dios Altísimo decretó que toda la generación vagaría por el desierto durante 40 años, hasta que el último de ellos muriera. Solo sus descendientes, los que nacieron en el desierto, bajo el liderazgo de Joshua, tendrían el honor de entrar y conquistar la tierra prometida.

2. Los Santos Templos Destruidos, el primero por los babilonios ( 596 ANY) y el segundo por los romanos, ( 70 DNY). Para los rabinos laicos fariseos, la destrucción de los dos templos representa la tragedia más grande de la historia judía, porque dio  inicio a las deportaciones y desplazamientos forzados del judío viviendo en Eretz Yisrael  pues lógicamente la mayoría de los judíos viviendo ya fuera de Israel, no fueron afectados por estos terribles sucesos.

3.Caída de Betar (133 DNY) Betar, la última fortaleza en la  rebelión del falso mesías Bar Kojba, cayó ante los romanos el 9 de Av del año 3893 (133 DNY) luego de tres años de sitio. Por responsabilidad de Rabí Akiva quien legitimó la revuelta nombrando  equivocadamente a Bar Kojbá el Mesías, quinientos ochenta mil (580,000 )  judíos murieron de hambre o por la espada, incluidos a Bar Kojba, el comandante judío que lideró aquella rebelión contra los romanos.

4.Expulsión de Inglaterra (1290 DNY). Los judíos de Inglaterra fueron expulsados ​​por el Rey Eduardo I en esta fecha                en el año 1290.

5.La expulsión de España en 1492 DNY. Los judíos de España, nuestros ancestros,  fueron expulsados ​​por el Rey                     Fernando y la Reina Isabel, la Católica, el 9 de Av del año 1492  DNY, terminando con muchos siglos de floreciente           vida judía en nuestra madre patria.

Para nosotros, sin embargo, judíos netzaritas, el 9 de Av es un día de  gratitud y esperanza. De gratitud, porque la mayoría de las promesas dadas por nuestros profetas de verdad, se han cumplido en nuestros días. De esperanza, porque lo poquísimo que queda, está cada vez más cerca de alcanzarlo.

Veamos la evidencia histórico-profética:

Primero: En 1948 DNY, Dios Altísimo resucitó al nuevo Estado de Israel ¿Alguien puede refutar esto? ¿Alguien puede negarlo?

Segundo: Terminación del Exilio. ¿Alguien puede refutar esto? ¿Alguien puede negarlo? Con la resurrección del Estado de Israel en 1948,terminó oficialmente el exilio judío porque ahora, ningún judío que vive fuera de Israel lo hace bajo coerción, intimidación o destierro, sino por voluntad propia, pues las puertas de Israel están abiertas para recibir a sus hijos desde todas partes del mundo. Por tanto, no existe el exilio, terminó la Galut y todo judío es libre para retornar y plantarse de nuevo en la tierra prometida. Es importante entonces anunciar esta buena noticia y no callarla: ¡El exilio ha terminado! No existe por tanto, el exilio judío, oficialmente Dios Altísimo lo dio por terminado en mayo de 1948.

¡Baruj HaShem!

Tercero: Jerusalén fue destruida y quemada, ciertamente, pero ahora ha sido reconstruida en su sitio y  desde 1967  redimida totalmente, y unos años más tarde, adornada como la capital única, indivisible y eterna de Israel. Por tanto, no tenemos que enlutarnos más por ella, ni llorar por ella, ni pedirle con sollozos a HaShem que nos la devuelva,  porque el Eterno, Bendito Sea, nos la ha devuelto y está en nuestras manos. “Jerusalén vive, ha sido reconstruida, ¡está bien y en nuestras manos!

Cuarto: El Templo está ya prefabricado, los sacerdotes y levitas entrenados, los utensilios del templo listos, la Menorá de oro preservada en  su lugar  para ser colocada en su sitio así como el Altar del Sacrificio y resto de los instrumentos de santidad que rigen los rituales del Templo.

Quinto: Tenemos a Mashiaj. A pesar de que todos los elegidos “mesías” anunciados  por el judaísmo rabínico, desde Bar Kojba a la fecha, han terminado en un fiasco terrible, causando un serio daño a la fe de nuestro pueblo, a nosotros nos ha sido revelada la identidad del Mashiaj y por tanto “Leshyanu Mashiaj, tenemos al Mesías, su nombre es Yeshúa ben David.La secta farisea talmúdica sigue insistiendo que  el Mashiaj nació en el mismo momento en que el Templo fue incendiado en el 70 DNY,  y se inició  la Galut.

Cuando miras esto retrospectivamente, te convencerás conmigo que tal enseñanza lo único que ha hecho ha sido abrir la puerta para el surgimiento de fallidos y falsos mesías a lo largo de nuestra historia.

No obstante esos fiascos, contra todo pronóstico, el judaísmo rabínico sigue insistiendo que “en toda generación nace un descendiente de Judá que es merecedor de convertirse en el Mashiaj de Israel”  y que “cuando llegue el momento, Dios lo verá y lo enviará y entonces, el espíritu del Mashiaj que está oculto y escondido en lo ato, se manifestará en él” (Jatam Sofer).

De modo que para nuestros hermanos laicos fariseos, provenientes del Judaísmo Rabínico:

a) El exilio judío sigue en pie.

b) El Estado Moderno de Israel no es legítimo, en la práctica, cuenta como si no existiera.

c) Jerusalén no ha sido reconstruida ni está en nuestras manos.

d) El Mesías no ha venido, vendrá.

d) Por tanto hay que guardar luto y abstenernos de comer, beber, bañarnos, usar zapatos de cuero y de relaciones maritales; hay que sentarse en el suelo, echar ceniza sobre la cabeza y restringir el estudio de la Toráh solo a las leyes de duelo y pasajes que describen la destrucción de Jerusalén y el Templo y  similares. Ni siquiera se pueden usar los tefilin, excepto para la oración de Minjá de la tarde de Tishá beAv.

Ante esta situación de total desesperanza, ante el lloro por la continuación del exilio y lamentos interminables por la destrucción de Jerusalén y del Estado Judío, que ya están en nuestras manos, ¿qué hemos de hacer nosotros?

Nosotros creemos que:

a) El Estado Judío ha resucitado entre las naciones, es legítimo y es el principio de nuestra redención final como nación del pacto.

b) Que Jerusalén está en nuestras manos y que es nuestra capital única, indivisible y eterna.

c) Que la Galut (Exilio) ha concluido y que todo judío que quiera dejar el exilio e irse a vivir a Israel, tiene las puertas abiertas, nada lo detiene.

d) Que el Templo está Prefabricado, el altar del sacrificio construido y nuestros sacerdotes y levitas entrenados y listos para actuar.

e) Que el Mesías  ya es, que se trata de Yeshúa, que ya vino, y que está en cuerpo y alma oculto y escondido en lo alto, y que cuando llegue el momento, Dios Altísimo mismo dará la orden y lo enviará de nuevo para establecer la edad mesiánica y que por lo tanto, no tenemos que esperar por ningún otro mesías que por el retorno de nuestro Ribi Yeshúa.

¿Vamos a ayunar por esto que creemos? ¿Cómo debemos responder al lloro y luto por la destrucción de algo que el Cielo nos ha devuelto? ¿Cómo responder a la práctica de aplicar las leyes de luto por la destrucción de Jerusalén, sentados en el piso y pidiendo a Dios que nos devuelva Jerusalén y termine nuestro largo exilio, cuando ya hace más de una generación que lo hizo?

Si, hay  razones por la cuales debemos ayunar el 9 de Av, pero no como los que no tienen las convicciones que nosotros tenemos. Estas son algunas de las razones por las cuales ayunaremos:

a) Por aquellos de nuestros hermanos que ese día se sentarán en el suelo llorando por algo que aún no saben que Dios Altísimo nos ha devuelto.

b) Por las auténticas razones por las cuales todas esas tragedias nos sucedieron, para que no vuelvan a suceder, alejándonos así de toda forma de idolatría  y corrupción, y de odio sin causa.

c) Por la pronta revelación de la identidad del Mesías a nuestro pueblo, y que aquellos a quienes ya les ha sido revelado, tengan la fuerza y el coraje de no callarlo sino reconocerlo públicamente para bendición de muchos.

d) Porque Dios Altísimo tenga misericordia de todo nuestro pueblo y nos conceda un retorno completo a HaShem, Su Toráh y Su justo Mesías Yeshúa.

Y como agradecimiento a Dios Altísimo por todos los bienes que ha dado a nuestra generación y por el privilegio de ver superados prácticamente todas las causas por las cuales las generaciones previas al día de la Resurrección del Estado Moderno de Israel ayunaron:

a) Que  nuestro  ayuno sea  más corto que el  tiempo tradicionalmente usado por nuestros hermanos, actualizándolo desde la salida del sol, hasta la hora de Minjá a las 3 pm, del lugar donde cada estudiante de Yeshúa viva.

b) Una vez salidas las estrellas de ese día, o para el tiempo cuando deban salir, una comida festiva recordando todas las cosas que el Eterno nos ha dado, sea tenida, con celebración y alabanzas, con regocijos y cantos, con carne y vino porque grande y maravillosa han sido Sus misericordias sobre nosotros.

Pido a todos que este Shabat previo a Tishá beAv, conocido como Shabat Jazón, por el recuerdo de la lectura del  profeta Yeshayahu ben Amós, estas grandes noticias sean dadas a conocer a todo nuestro pueblo y que nuestro servicio al Eterno en este Shabat sea de honor y exaltación a Dios Altísimo por tantas bondades impartidas a nuestra generación, con mucha alegría y entusiasmo.

Paz y Redención para todo Israel.

Por:Rab Dan ben Avraham.

 

 

 

 

Deja un comentario

avatar