El Secreto del Pan de Shabat

Prepárate para transformar tu cocina en un lugar limpio con los utensilios necesarios y separados para hacer el pan de shabat y hacer de este momento una actividad espiritual.

El Secreto del Pan de Shabat
________________________________________

Prepárate para transformar tu cocina en un lugar limpio con los utensilios necesarios y separados para hacer el pan de shabat y hacer de este momento una actividad espiritual. La comida es la fuente de energía para el cuerpo y para el alma. A medida que tú preparas alimentos para el Shabat utilice el tiempo para darle gracias a Dios por la comida y para pedir todo lo que tu corazón desee.

Relájate, apaga el teléfono, la radio, la televisión y prende y atiende a tus pensamientos.
cuando la mujer cumple con las tres Mitzvot, ella comienza dando Tzedaká (dinero para caridad). En ese momento, el cumplimiento de su misión es un “Et Razon” el momento cuando Dios está disponible para escuchar tus súplicas.
¿Por qué la jalá es tan significante? El Midrash (relato alegórico), en Parashat Bereshit describe que Adam fue creado del polvo que fue recogido de la Tierra. Formado de 4 elementos. El primer hombre, Adam,l fue la Jalá separada de la Masa, la Jalá del Mundo.

Así como la Jalá / Hamotzi es la Comida y la Berajá (bendición) más elevadas de todas las comidas, el Hombre es la Creación más elevada y espiritual del mundo. Cuando Eva causó que su esposo tomara del fruto del Etz Ha Da’at (Árbol del Conocimiento), a ella fue asignada la Mitzvah de rectificar el pecado.

Cuando la Jalá está lista y horneada, es como si el cuerpo se ha unido a la Neshamá (espíritu) y está completo.
La casa de una mujer es como un Beit Hamikdash (Templo) pequeño. Ella es como el Kohen Gadol (sumo sacerdote), preparando la comida para su familia. Su cocina es un lugar sagrado: la mesa él es Mizbeaj (altar), la comida es como un Korban (ofrenda). Por lo tanto, cuando ella hornea la jalá, es un buen tiempo para rezar.

En el tiempo del Beit Hamikdash, se tenía una Mitzva especial: traer los pedacitos de Hafrasat Jalá al sacerdote como ofrenda. Esta era la manera de agradecer a Dios por la comida que le pertenecía. Hoy, no tenemos Beit Hamikdash (el Templo de Jerusalén) y las ofrendas no están permitidas comer.
Antes de comenzar el proceso puedes leer: Yejezkel 44:30 / Tehilim 90:17

Para elaborar 2 panes medianitos o 1 grande:
• 5 tazas de harina (que no este blanqueada)
• 1 cucharadita y media de Levadura (instantánea)
• 1 taza de Azúcar (morena de preferencia)
• ½ taza de Aceite de Oliva
• 1 taza y media de agua (el agua debe estar tibia)
• Pasas al gusto (es opcional)
• 1 Huevo
• 1 Bolsita de Ajonjolí
Modo de preparación
Preparación: 30 minuto/s | Tiempo de cocción: 40 minuto/s | Tiempo extra: 2 hora/s, leudando

1.
Disolver la levadura y una cucharada de azúcar en el agua (prueba si la levadura esta buena).
-LEVADURA: Así como la levadura se eleva, así mismo debemos hacer las mujeres buscar siempre elevarnos cumpliendo con los mitzvot y sirviendo a Hashem. Si en ese momento te sientes decaída, es este el momento para orar y hablar con HaShem: “Dios eleva mi estado de ánimo, ayúdame a sentirme llena de felicidad. Permíteme estar contenta de hacer mi rol en la vida. La levadura en hebreo (Shmarim) significa protección.

Reza: Dios protégeme de todo riesgo o daño espiritual… Por favor “HaShem trae Refua”, sanación etc.
-AGUA: Así como el agua unifica y conecta los ingredientes, debemos pedir a HaShem: “HaShem bendíceme con armonía en la unificación de mi familia y a todo el pueblo de Israel”.
Una vez que sabes lo que significa cada ingrediente su significado espiritual procedemos a la elaboración de nuestra jala.
-Disolver la levadura en el agua tibia en un bowl grande. Dejar que se asiente y que tome una consistencia cremosa, más o menos por 10 minutos.

2.
Mezclar el aceite, miel, huevos, sal y 4 tazas de harina a la mezcla de levadura. Batir bien. Añadir el resto de harina, de a 1/2 taza a la vez, mezclando bien después de cada adición. Cuando la masa se forme, colocarla en una superficie enharinada y amasar hasta lograr una masa suave y blanda, más o menos por 8 minutos.

3.
En un recipiente levemente aceitado, colocar la masa en el recipiente y darla varias vueltas para que se embeba del aceite. Tapar y dejar que leve en un lugar caliente hasta que doble su tamaño, más o menos 2 horas.

4.
Amasar la masa por unos minutos en una superficie enharinada para sacarle el aire, y luego dividirla en 4 partes iguales para hacer una trenza. Colocar la trenza sobre una bandeja previamente aceitada, y volverla a cubrir y dejar que leve nuevamente por 40 minutos. Mientras tanto, prender el horno a 175 C (moderado).

5.
En un bowl pequeno, batir suavemente la clara con la cucharada de agua. Pintar la trenza con este batido.

6.
Llevar al horno por 30 a 40 minutos, hasta que este bien dorada.
Después del reposo de la masa precaliente el horno a 350º
Importante: Antes de hacer las trenzas, se debe separar una pequeña parte de la masa, lo cual es el Jala y es equivalente en tamaño a una uva, y en ese momento recita la tefila correspondiente al Jala.

Tefila para el Jala:
Baruj ata Adonay Eloheinu Melej ha Olam
Asher kideshanu bemitzvotav Vetzivanu
Lehafrish Jala Teruma
Hare zo Jalah

Bendito eres tu Elohim nuestro, Rey del Universo
Que nos ha consagrado con sus mandamientos y nos ha ordenado ( solo para judíos) nos has permitido( para los benei noaj) Separar la ofrenda de la masa. He aquí la ofrenda

Después de recitar la tefila y haber trenzado la jala, déjala leudar un poco, barniza las jalots con la yema del huevo y en un horno precalentado a 350 grados farenheit ponlo aproximadamente por 20 minutos. En algunos lugares y según el horno puede tomar 25 a 35 minutos.

Deja un comentario

avatar