EL VACÍO III

“La soledad no es estar solo, es estar vacío” Lucio Seneca.
Filósofo, político y escritor romano.

Así como el náufrago, que estando en medio de la inmensidad del mar y acompañado de insólitos habitantes no hablantes, experimenta la soledad como un concierto de sonidos conspicuos y sincopados de un desconcierto desierto; así es la ausencia y el abandono más allá de la razón y aún del alma. Es el encuentro cara a cara con el oblivión, el dolor del olvido total, el dolor de estar pero no existir, el dolor del abandono…la ausencia hasta de aquel que un día te creó…

Un náufrago no es sólo aquel que quedó atrapado en alta mar sin esperanza ni auxilio alguno. También encontramos el náufrago de tierra firme que vive a punto de ahogarse en su propio mar de elecciones, donde la soledad es su oasis de vida y todo lo que le ofrece es tan sólo un vacío irremisible e irreversible, donde la paz no tiene espacio o cabida en él, porque su corazón se inundó de turbias aguas extrañas. Estas aguas son conocidas también por nombres extraños, tales como; las aguas de “la rencilla”; las aguas de “la amargura”; las aguas del “no perdón”; las aguas de “la discordia”; las aguas del “lamento”; las aguas de “la queja” y sobre todo las aguas negras del odio y juicio sin causa, ni razón.

Regresemos por un momento al anterior escrito (El Vacío II) del cómo aplicar o hacer un cambio de voluntad, la tuya por la del hacedor de todo lo visible y lo invisible, de lo creado y lo increado, entonces serás como aquel que siendo miope no podía ver a larga distancia y le colocaron “los lentes de la visión” y su vista fue clarificada. La visión es aquella que va más allá del sentido de la vista, porque cuando tienes visión, ésta te permite ver a lo lejos y aún ver lo que todavía no ha sido manifestado o creado.

La visión trasciende más allá del campo puramente mental y visual, ella libera las fronteras. La historia nos cuenta que un día se iba a inaugurar un famoso parque de diversiones y el creador de dicho parque ya había fallecido, y cuando el maestro de ceremonias entrevistaba a la esposa del difunto, este dijo: ¡Es una verdadera lástima que él no esté aquí con nosotros para poder ver y disfrutar de esta maravilla! Al instante la esposa refutó y le dijo al hombre: ¡Mi esposo vio esto primero que tú y que yo, porque esto fue su sueño, fue su visión; lo disfrutó antes de estar hecho! Ese hombre se llamaba Walt Disney.

Tal vez estés en medio de fuertes vientos encontrados en el alta mar de la vida, cuyas aguas parecen despertar haciéndose turbulentas y violentas. Aunque creas que estás cerca del fin y la realidad de tu vida se evidencia ante tus ojos, la verdad es que toda la creación que fue hecha para ti, anhela que te levantes y des el primer paso con toda tu fuerza y valentía; entonces podrás ver lo invisible, incluso lo que aún no ha sido creado. Verás como el tiempo convocará un concilio donde se ponen de acuerdo estos tres personajes; pasado, presente y futuro y juntos construirán un puente para que camines sobre él y lo cruces, y descubras cosas que tú no conoces más allá de todo entendimiento, lógica y razón. Ahora en tu diario vivir, la eternidad será el medio natural donde te desplaces y lo intangible será tu cotidianidad. Donde tu alma y tu cuerpo físico se reconciliarán para siempre, donde la fe y la razón serán amantes por toda la eternidad.

Y el vacío de la soledad no podrá alcanzarte nunca más; ahora bien… ¿Cómo vencerlo? Si quieres saberlo, hablaremos en nuestra próxima entrega y juntos lo experimentaremos.

“…no me deseches ni me abandones, Dios de mi salvación. Pues mi padre y mi madre me han
abandonado, pero el Eterno me recogerá.”
Salmo 27:9-10
“La eternidad es como el canto silencioso del color ensordecedor de la palabra”
Yehoshúa Villarreal


YEHOSHUA (JESÚS) VILLARREAL I.

Con la Autoridad del Rab Dan ben Avraham

Es Licenciado en Filosofía y Letras de la Universidad del Zulia. Artista sinestésico que conjuga la música,
la pintura y la literatura, cuyas obras están en museos como el MEAM-España, Museo Boca Raton-USA y
el MACZUL-Venezuela. Graduado de la Escuela de Arte Julio Arraga y estudió en el Conservatorio de Música
José Luis Paz en Maracaibo-Venezuela. Jazán de la comunidad B’nei Tzion de Miami.
https://www.instagram.com/studiovillarreal/
https://www.facebook.com/jesus.villarreal.3538
https://twitter.com/JesusVi74467649

http://www.jesusvillarreal.com
jesusvillarreal7@gmail.com

Deja un comentario

avatar