Proverbios

LOS OJOS – PROVERBIOS 6

“Hijo mío, a Mis Palabras pon atención, a Mis dichos presta oído. Que no se retiren de tus OJOS, cuídalas dentro de tu corazón, porque vida son ellas para los que las encuentren, y a toda su carne son curación.”
Mishlé (Proverbios) 4:20-22

SI OYERES – PROVERBIOS 4

Oír es el secreto mejor guardado de un sabio; el sabio no es sabio por lo que sabe, sino por lo que oye… Tan sólo la voz de un pensamiento desatado por el Eterno se convierte en un viajero sin escala, que recorre los espirales caminos intrincados del tímpano, para reposar en un lugar de tu cerebro e invitar a la mente a compartir el manjar de la cantata del pensamiento.

Latidos – Proverbios 2

Hurguemos y transitemos por los laberintos intrincados de este órgano que conocemos como “corazón”, donde HaShem hace énfasis a todo lo largo y ancho de los caminos de la Torá, sus profetas y el Asofer Hamaljutí. Nos muestra un corazón cargado de poesía y sabiduría, donde la metáfora parece coquetear y deleitarse con los preceptos que danzan con los eternos latidos del vals de los tiempos que no se cansan.

El Arbol – Proverbios 1

La sabiduría, fiel compañera del Eterno, estaba allí antes de la existencia de la tierra, antes que fueran creadas las pléyades; las constelaciones; los planetas; las galaxias y toda la cosmogonía visible o invisible. Antes que el sol, la luna y las estrellas fueran testigos de las grandes maravillas de Elohim; antes que los reinos existiesen…ella estaba allí, morando en la mente de Aquel que todo lo puede, que todo lo crea.